chinchintirapie@gmail.com

La Banda Chinchintirapié







Centro Cultural Casa BAR
Sábado 21 de Abril 2007
la noche del sapeo

Escuela Carnavalera Chinchintirapié

De la raíz al carnaval


Fundamentos:
La Escuela es una instancia donde priman valores de la educación popular, con el fin de potenciar procesos de asociatividad y de animación sociocultural entre la comunidad. Actualmente esta dirigida principalmente a jóvenes y a niños, pero pretende con el transcurso de los años integrar a personas que independiente de su edad deseen ser parte de esta formación y cultura carnavalera. Por ahora nuestra convocatoria se extiende a todos aquellos jóvenes con experiencias diversas en la artes y/o simplemente que tengan el entusiasmo de formarse en una expresión del arte popular. Es decir personas interesadas y motivadas en acceder en una formación artística desde la perspectiva del carnaval.
Nuestra escuela es de acceso gratuito , por este motivo es un espacio de integración social y de oportunidad de aprendizaje artístico, para todos aquellas personas que independiente de su origen social y cultural, quieren y buscan conocer la tradición del Chinchinero, junto con el deseo de canalizar , reconocer y revalorizar parte de nuestra identidad cultural.
En nuestra organización es fundamental promover y compartir un espíritu comunitario y festivo, potenciando el interés de ser participes en la construcción de una propuesta carnavalera urbana. Esta propuesta debe canalizar las necesidades expresivas, lúdicas, creativas e identitarias de sus integrantes, a través de las artes presente en esta manifestación festiva y que definen las áreas formativas de la escuela.
Junto con lo anterior la escuela surge de la necesidad generacional de un colectivo de jóvenes y adultos, que quieren generar un referente carnavalero que exprese nuestra identidad como sujetos urbanos y santiaguinos. Por este motivo hemos escogido como eje de la formación carnavalera de la escuela, la investigación y el rescate del patrimonio expresivo dancístico-musical del chinchinero y conjugar el arte del chinchinero con otras expresiones artísticas presentes en el carnaval: como son la danza, la música de banda, los figurines y la confección de muñecos de carnaval.
En definitiva es un proceso de formación en el cual prima el reconocimiento de estas expresiones tradicionales, pero que a su vez se enfatiza la capacidad de exploración e innovación creativa entre el equipo de monitores, de montaje y de los participantes de la escuela, para abordar los contenidos específicos de las áreas artísticas que integran nuestra escuela y expresarlas desde el en enriquecimiento y construcción de una propuesta carnavalera propia.
Por último nuestra Escuela es un espacio donde se debe cultivar la solidaridad, el compromiso, la organización social, la autogestión, la disciplina y motivación en el aprendizaje individual y colectivo, la capacidad lúdica y creativa entre sus integrantes en función del rescate y riqueza del Chinchinero, junto a las expresiones artístico populares presente en la construcción de nuestra idea de carnaval.

Escuela Carnavalera Chinchintirapié


Nueve años de asistencia al carnaval de la Pincoya , más la experiencia de participar en distintos carnavales y fiestas populares, entre otros Carnaval de los Mil Tambores en Valparaíso o La Tirana, hicieron que la bailarina y profesora Rosa Jiménez, decidiera llevar la danza y la música que compartía con su gente a las calles. Entre 1998 y el 2004 participa en la formación de algunas comparsas , vinculándose a diversos carnavales locales "si bien el afro canalizaba nuestra energía sentía que faltaba algo, conectar con las personas que nos veían en las calles de esta ciudad". El 2004 fue más serio el asunto y formó un colectivo de carnaval que se llamó la comparsa donde fusionaron huaino, cumbia, cueca y afro.
Pero seguían sin cesar las ganas de de potenciar un cuento con mayor identidad. Fue estudiando el tema de los carnavales y cuando fue a La Tirana captó la onda de la organización social que significaba toda esta fiesta popular: a tradición del vínculo entre la gente, las actividades para juntar plata, etc. Hasta que pal 18 de septiembre del 2005, en plena Plaza de Armas se encontró con unos chinchineros que fueron sacados por la policía… ahí clikeó, entendió la importancia del chinchín como tambor primario: la expresión máxima de un bailarín que tiene su propio instrumento, que no necesita de escenario, cuyo público nace espontáneamente y que la enseñanza se transmite generacionalmente por familias vía oral. "Nos dimos cuenta que había que tomar este tambor y juntarlo a las demás manifestaciones que se dan en todos los carnavales: cuerpo de baile, banda, figurines, muñecos, los niños, el tema de la integración social, lo mas familiar y comunitario posible, lo más abierto pero con constancia porque la tradición tiene que ver con repetir un hecho, con mantenerlo por amor, deseo y porque se hace necesario a una forma de vida ", explica Rosita.
Con esta visión llamó a amigos y conocidos que tenían un rollo similar, personas que aportaran desde su visión, así se armó un equipo que decidió construir la idea de escuela carnavalesca y se armó un proyecto para el Fondart, donde se acordó que más allá de recibir la gracia del fondo, harían la escuela ingeniándoselas.
Se ganaron el Fondart y en julio del 2006 hicieron convocatoria abierta: llegaron los amigos, los hermanos, los primos, los niños de los integrantes, los vecinos, los conocidos, los compañeros y ex compañeros…Una escuela abierta a todo el mundo que le lleva desde arquitectos, abogados, bailarines, periodistas, actores, músicos, artesanos, escolares… 80 y 90 personas que se organizan y articulan desde la autogestión pues con las platas del fondo compraron instrumentos y se les pagó a los monitores, incluso la implementación del vestuario y máscaras se hizo con autofinanciamiento el resto se consigue a través de cuotas, rifas, fiestas (se viene una el 7 de junio en el Galpón Victor Jara ) y las actividades que van planeando.





Pa cambiar el caracho
"Llegué a la escuela porque me encontré con una amiga que estaba bailando para la muerte de Pinocho haciendo el papel de periodista de la tv: bronceada, teñida, moviendo el culo y con un micrófono en la mano… era un personaje muy chistoso, ella era el figurín que animaba la comparsa. La contacté y me ofreció participar en la comparsa, me motivaron las ganas de bailar y que las comparsas están hechas para que todos estén en fiesta, cosa que le hace mucha falta a los millones de chilenos que están enajenados por un salario de mierda y endeudados hasta el tuétano y la fiesta los libera de todo eso, por lo menos por un rato", comenta Bleny, una de la integrantes del cuerpo de baile.
La organización de la escuela apunta al trabajo en dos direcciones: los talleres y los grupos de acción. . Los talleres son de dos tipos, formativos (danza, chinchineros, figurines, percusión, chiquitin pumpum) y de montaje, que es donde nos juntamos todos para armar el montaje carnavalero.. Los talleres los dan monitores que entregan su especialidad: a los chinchineros los dirige Pavel Aguayo que además de chinchinero es cantautor popular; los figurines (personaje que disfrazado o transvestidos cumple el rol de darle paso al baile y airear el flujo del carnaval) trabajan con Robinson San Martín; Paulo Gaete está a cargo del ensamble de percusiones, Paulina Cepeda que es parvularia trabaja con los niños en el taller "chiquitín púm púm"; Rosita la lleva con al cuerpo de baile , José Miguel Barría dirige los bronces mientras que en el taller de montaje trabaja Viviana González como coordinadora escénica entre todos los cuerpos. Además la Banda Chinchintirapié está bajo la dirección de Cristián Bidart (baterista de Akineton Retard y La Pichanga), la que tiene tres secciones o lineas: chinchineros, bronces y percusiones.
Un día a la semana funciona cada taller: lunes chinchineros, martes figurines, miércoles danza, jueves ensamble y viernes chiquitín púm púm. Los domingos se juntan todos los talleres para funcionar como un gran ensamble.
Como son cabros estudiosos también tienen tres equipos de acción que se juntan durante la semana. Uno es el de documentación y lírica popular a cargo de Cesar Puentes ,que investigan carnaval en Latinoamérica y en Chile, personajes populares y teorías del carnaval; otro es el de diseño y construcción a cargo de Pablo de la Fuente y Carola Sandoval que definen la estética de la escuela e íconos gráficos en busca de la identidad carnavalera y el otro equipo es el de autogestión y financiamiento en manos de Juan José Lazcano.
Fusionando temas emblemáticos como café, café, el chiu chiu, la piragua y utilizando los ritmos tradicionales que permite el chinchín como foxtrot , cumbia y cueca, han participado desde el año pasado en varios carnavales: "en Valparaíso, fuimos al plano y la gente muy prendida nos acompañó, las señoras cantaban… en San Antonio de Padua (en octubre en el barrio Ñuble) acostumbrados a su carnaval nos acompañaban con harta challa; en la Pincoya hubo harta interacción, los niños y los vecinos se juntan, observan, cantan, aplauden; en la Legua la gente observa, sonríe y algunos bailan, los pasados de copete se incorporan mas fácil al juego en general, la gente sale de sus casas o desde la puerta aplauden; en la población el Volcán en Puente Alto nos tiraban agua con mangueras; en el Paseo Ahumada la gente sonríe y creo que entienden que hay parte de nuestra historia común en todo esto", explica Rosita.

La Escuela Carnavalera Chinchintirapié ensaya en su totalidad los días domingo en la EAO de la USACH . Además durante la semana se usa la Biblioteca de Santiago y el Galpón Victor Jara para ensayo de secciones mientras los equipos de acción se reúnen en casas de integrantes de la Escuela.
Se les podrá ver en su totalidad en octubre en Carnaval de los Mil Tambores en Valparaíso y Carnaval de San Antonio de Padua en barrio Ñuble.